El Tratamiento

La mente está hecha para que funcione bien en cualquier persona y para que sea nuestra gran aliada, nuestra gran socia en la vida. Para ello, debemos descubrir cómo funciona, cuáles son sus reglas fundamentales.
Cuando nos alejamos de su camino, ya sea por ingenuidad o por precariedades formativas en nuestra personalidad, tendremos una existencia compleja con variadas dificultades. Paralelamente cuando le cumplimos a nuestro cerebro, éste hace que la vida nos recompense, haciendo que las metas de vayan conquistando progresivamente.
Lo más valioso es preocuparnos de recuperar el terreno perdido no importa la edad que tengamos. Y para esto debemos encontrar los orígenes psicológicos de los problemas que aún nos acompañan, diagnosticando la naturaleza de los molestos síntomas que nos acompañan, después aprender a autoeliminarlos. Para luego, ser capaz de administrar la salud mental en forma autónoma.
Estas metas son posibles y abordables si tenemos la convicción, disciplina y humildad para respetar el funcionamiento de una mente sana.

Objetivo

El propósito de nuestro tratamiento que el paciente tenga una mente fuerte, positiva, sana y que sea capaz de autoadministrarla una vez que los síntomas hayan quedado atrás.
Desde el primer acercamiento nos proponemos que pueda dominar los principios que rigen el normal funcionamiento de su mente y por ende, a prevenir eventuales manifestaciones psicopatológicas.
En breve tiempo, sabrá cómo mantener su propia salud mental en óptimas condiciones.
En definitiva, el compromiso de nuestros tratamientos es proporcionarles  a los pacientes todas las herramientas psicológicas para que aprendan a superar la enfermedad mental y para que no vuelva a preocuparse porque sabrá realizar con éxito las tareas básicas de su higiene psicológica.