Método Vivir sin depresión por siempre.

La Seguridad y confianza nacen en tu mente

Desarrollar una mentalidad basada  en creer en ti, superar tu pasado  y ser el responsable de tus actos. Te permitirá sentir la seguridad y la autoconfianza para lograr tus nuevos logros y desafíos.

Conviértete en una persona sin depresión, aprende a desarrollar una personalidad rica en autoestima. Descubre el método Vivir sin depresión por siempre y libérate de la depresión de una vez.

Nuestro método Vivir sin depresión por siempre tiene por misión enseñar al paciente un camino accesible, rápido y fácil de comprender para decirle adiós a la depresión y mantener una mente sólida por toda su vida. 

El método Vivir sin depresión por siempre es aprender una forma para superar la depresión como además para prevenirla.

 
 
 
 
El Método Vivir sin depresión por siempre
Lo que se requiere para superar la depresión
 
   
Todo método psicoterapéutico o tratamiento psicológico breve que tenga como propósito superar la depresión del paciente, debe por una parte, cumplir con principios del aprendizaje humano y en segundo lugar, desarrollar en el paciente una personalidad autónoma.
Esto significa que el eje del pensamiento del paciente que quiera superar la depresión será asumir siempre la total responsabilidad de su vida. 
 
Superar el pasado
   

En el caso de aquellas personas que hayan padecido una infancia con precariedades materiales o formativas, y que afecta negativamente en su motivación diaria porque aún se sienten dañadas por todo lo que les tocó enfrentar, con el método vivir sin depresión por siempre, aprenderán a superar una a una esas experiencias, de manera de no cargar con pesos en la consciencia ni depender de terceras personas para sentirse bien. El pasado debe quedar atrás porque los problemas pasados no son más importantes que las metas presentes y futuras.

 ¿Qué es la depresión?

   

La depresión es el diagnóstico de trastorno del ánimo por al menos 15 días de data con la presencia de síntomas como: Falta de energía, pensamiento pesimista, sentimientos de culpa, pérdida de la capacidad para disfrutar, dificultad de concentración, alteración del apetito.

 

¿Qué conduce a una persona hacia la depresión?

   
Nadie está libre de padecer en depresión en algún  momento de su vida. Porque la depresión la falta de la energía mental o ánimo que requiere el cerebro a diario para lograr la motivación, es decir, es el equivalente de un automóvil con el estanque casi vacío de combustible. 
Una persona que llevaba una vida sin mayores inconvenientes, puede comenzar a desarrollar un cuadro depresivo si en su camino se expone a diversas condicionantes de su medio cercano, que puedan ir mermando su estado o nivel anímico hasta situarlo en un estado depresivo.

Dentro de estas condiciones destacan:

- La interacción con personas depresivas
- La interacción con personas opresoras
- Quiebre con la pareja
- Duelo patológico crónico
- Autobalance negativo de metas y logros
- La excesiva dependencia hacia figuras paternas sobreprotectoras
- Personalidades tímidas e introvertidas
- Temor al fracaso o a equivocarse
- Problemas económicos
 
 
 
 

¿Qué es la depresión endógena?

   
Para muchos escuchar la frase depresión endógena es sinónimo de recordar casos de deportistas famosos y otras personalidades públicas que se suicidaron y cuyo diagnóstico fue en su momento depresión endógena.
Ésta llamada depresión endógena corresponde a la categoría de un tipo de depresión de origen indeterminado o en otras palabras, que se utiliza cuando no se logra identificar en el paciente el origen de su depresión. 
Cuando un profesional no logra identificar el origen de la citada psicopatología, menos aún podrá ser una alternativa real para trabajar con el paciente en superar la depresión. 
No son pocas las personas que creen que la llamada depresión endógena sea lo mismo que depresión de origen biológica o hereditaria.

La depresión hereditaria no existe. Por lo tanto es superable y prevenible

   
Hasta el presente no existe un solo estudio científico en el mundo que pueda demostrar con certeza que un paciente con depresión sea de origen hereditario o biológico. 
Algunas fuentes hacen referencia que la depresión endógena se daría si un paciente con depresión tenga antecedentes familiares, es decir, que dicho paciente disponga de otros familiares con diagnóstico de depresión.
Sin embargo, pretender justificar el origen de un cuadro depresivo como: depresión endógena bajo el argumento de la existencia de antecedentes familiares, es una premisa tan débil, como preguntarle a un desempleado si tiene otros familiares que no tengan trabajo o que hayan estado cesantes. Porque aplicando esta misma lógica, podríamos consultar a un estudiante de bajo rendimiento académico si tiene algún primo o hermano con malas notas. Entonces podría diagnosticarse cesantía endógena o bajo rendimiento endógeno.
Porque otra cosa sería mostrar estudios genéticos que prueben que hay un gen de la cesantía, un gen del bajo rendimiento académico y por ende, un gen de la depresión. 

¿Cómo se podría probar la existencia de la depresión endógena?

   
Para poder validar la existencia de una depresión endógena se debería establecer una relación causa efecto entre un paciente con diagnóstico de depresión y sus antecedentes familiares. Para ello, se debería analizar los antecedentes de cada uno de los familiares aludidos con sus fichas clínicas tanto desde el diagnóstico hasta una fecha determinada. Y no remitirse en preguntarle al paciente si tiene o tuvo algún pariente con depresión para calificar un cuadro depresivo como endógeno.
Y si fuese genética la depresión debería haber razas humanas que serían inmunes o proclives a la depresión llamada endógena. ¿Dónde están estas razas?
Por lo tanto, sentenciar mediante un diagnóstico a un paciente, diciéndole que tiene depresión endógena, sólo es un diagnóstico de depresión sin establecer su origen y cuyo eventual tratamiento no abordará el origen de los síntomas y por ende, el paciente en consecuencia, no podrá superar su depresión.

La llamada depresión endógena es superable

   

¿Por qué algunas personas padecen depresión?

Una persona padece depresión cuando en su vida no se genera placer y en consecuencia, su cerebro no puede producir el ánimo o energía mental suficiente para lograr un estado de bienestar emocional. 
El ánimo como toda energía renovable se gasta con cada acción que realizamos, como por ejemplo: cumplir con nuestros deberes laborales, pago de cuentas, dar órdenes, etc. 

El ánimo y la depresión

Hay acciones humanas que generan ánimo y otras que sólo lo gastan. Las acciones que producen ánimo son todas aquellas que producen placer al individuo. Y las que sólo lo gastan son las que no dan una sensación inmediata de placer, por ejemplo, obedecer una orden, estudiar una materia de difícil comprensión, hacer una larga cola en un banco, etc.
Las acciones que generan ánimo a su vez, pueden ser de carácter inmediato o de largo plazo. En el primer caso, como por ejemplo: chatear en un computador, usar WhatsApp, fumar, beber alcohol. 
En cambio, las acciones que generan satisfacción de largo plazo, encontramos: ahorrar dinero, postular a un proyecto, educar a un hijo. 
Las primeras son propias de personalidades inmaduras, impulsivas, inmediatistas con poca madurez emocional. Estas personas tienden a ser presas de adicciones.
Por otra parte, las acciones con premio a largo plazo son propias de personalidades más estables, autónomas, que disponen de empatía, pensamiento abstracto. Son personas que saben manejar los tiempos, saben esperar y por ende, se tienen fe cuando sus acciones no dan fruto de inmediato.

Mi decisión de crear de un nuevo método para Vivir sin depresión: Método Vivir sin depresión por siempre.

   
Consideré que los tratamientos para superar la depresión prácticamente no existen. En un extremo está la visión médica de que todo se mantiene o sostiene con pastillas y por el otro extremo, tenemos autodenominados terapeutas que sin el manejo de conceptos psicológicos ni un título profesional del área de la salud, pretenda dar soluciones definitivas.

Las pastillas antidepresivas si bien son útiles para salir del paso incluso de en oportunidades pueden salvar la vida de un paciente con intentos suicidas. Son como máximo parches, muletas contra la depresión, donde desde el momento que se dejan, el paciente se desploma.

Y por otra parte, en el caso de los terapeutas alternativos, si bien existe gente con talento que intenta con honestidad ayudar a superar depresión con sus terapias, en la mayoría de los casos, estas personas ni siquiera tienen el manejo conceptual para definir qué es lo que están ofreciendo.

 Con seguridad opino que mientras no existan evidencias de genes que originen la depresión, debemos enseñar al paciente a saber cómo funciona su cerebro y todo lo que necesita aprender mediante un método de aprendizaje para superar la depresión y evitar su aparición. 

Este es mi desafío el método vivir sin depresión por siempre.  Decidí desarrollar mi propio método anti depresión con principios y valores que permitan ofrecer al ámbito de la salud mental una alternativa real, seria y creíble. Donde cualquier profesional del área de la salud pueda comprobar que es una propuesta consistente. Y llamé a mi método Vivir sin depresión por siempre porque esa es su finalidad, que se dirige a que él o la paciente con independencia de su edad cronológica o de la fecha que en realice su tratamiento aprender a bajar de peso desde una mente preparada y para luego mantener su peso ideal por toda su vida.

 
 
 
 

Efectividad y resultados del Método Vivir sin depresión por siempre

Desde un comienzo y en el presente he tenido muy buenos resultados con cada paciente. Así como también en mis otros tratamientos anti adicciones y de superación de crisis de pánico. Sobre los pacientes poco a poco he recibido sus impresiones y agradecimientos.

Las expectativas de los pacientes

Cada persona y su mente son diferentes de otro ser humano, el tratamiento de superación y prevención de la depresión está diseñado para todo paciente que quiera aprender cómo vivir sin depresión.
Por ello, es importante distinguir que también hay pacientes que han decidido no comprometerse con nadie, ni siquiera con sí mismos, personas que no tienen pretensiones con su vida. No se puede obligar a persona alguna a ser exitosos o de ser ejemplo para los demás.
El método vivir sin depresión por siempre, está dirigido a todos aquellos pacientes que no quieren tener más depresión, porque le molesta y les duele no poder despegar ni disfrutar de su vida.
Por otra parte, cuando se trata de depresiones de larga data y con diagnóstico múltiple, es decir, con la presencia de otras psicopatologías como ansiedad, trastorno por dependencia, esquizofrenia. En tales casos, el diagnóstico que se realiza al comienzo del tratamiento al paciente definirá el tiempo estimado de la duración de la psicoterapia.
Lo esencial es entregar al paciente y su familia todas las herramientas y actividades que aprenderá para sentir que su mente trabaja bien y que además, ya conoce cómo mantenerla en plenas condiciones psicológicas para vivir sin depresión por siempre.
Lic. Mauricio Coloma
Psicólogo
Creador del Método Vivir sin depresión  por siempre

 ¿En qué consiste el Método Vivir sin depresión por siempre?

   

Es un tratamiento psicológico breve que tiene por finalidad lograr desarrollar en el paciente un nuevo comportamiento, que le permita neutralizar la ansiedad y la obsesión compulsiva hacia la ingesta de alimentos a lo largo de su vida. De manera de disponer del peso deseado y mantenerlo en el tiempo.

Inicio del tratamiento Método Vivir sin depresión por Siempre

Al comenzar el tratamiento al paciente se le hace entrega de su material de apoyo
Un pendrive con los contenidos del tratamiento

Modalidad de trabajo de los pacientes

   

El tratamiento posee una modalidad presencial.

Corresponde al aprendizaje logrado en la consulta psicológica, son 20 horas de formación teórico – práctica con 10 sesiones en total, 2 horas de duración cada una que es el tiempo mínimo estimable para que se logre un adecuado proceso de aprendizaje del método vivir sin depresión por siempre.

Y de esta manera proyectar, el comportamiento futuro del o la paciente, junto con escuchar.

 

Tiempo de duración del tratamiento

Son 10 horas de duración divididas en 10 sesiones de 2 horas cronológicas.

ETAPAS DEL TRATAMIENTO

 
Sesión 1
1- Evaluación psicológica del paciente.
2- Clase de psicología de los hábitos de una persona sin depresión.
 
Sesión 2
3- Análisis de Video especializado. 
4- Educación y práctica de nuevos hábitos personales.
 
Sesión 3
5- Sesión de práctica y corrección de hábitos de una autoestima alta.
6- Aplicación de test psicológicos.
 
Sesión 4
7- Sesión de práctica y corrección de hábitos de una autoestima alta.
8- Análisis de video especializado
 
Sesión 5
9- Sesión de práctica y corrección de hábitos de una autoestima alta.
10- Aplicación de Hipnosis anti depresión.
 
Sesión 6
11- Sesión de práctica y corrección de hábitos de una autoestima alta.
12- Entrevista clínica con familiar ancla del paciente.
 
Sesión 7
13- Sesión de práctica y corrección de los nuevos hábitos alimentarios.
14- Aplicación test psicológicos.
 
Sesión 8
15- Sesión de práctica y corrección de los nuevos hábitos alimentarios.
16- Técnicas de expresión oral.
 
Sesión 9
17- Sesión de práctica y corrección de los nuevos hábitos alimentarios.
18- Técnicas de expresión oral.
 
Sesión 10
19- Sesión de práctica y corrección de los nuevos hábitos alimentarios.
20- Ponencia del paciente de lo aprendido.
 
 
 
Tiempo fijado entre sesiones
Los plazos sugeridos para mejores resultados son cada 4 días entre cada sesión.

Un método pensado en el paciente para el compromiso del paciente

Sabemos que aunque muchos quieren bajar de peso, no todos tienen una misma personalidad. Esencialmente en todo orden, nos encontramos con dos tipos de personalidades frente a los compromisos y responsabilidades:

1. Las personalidades autodisciplinadas: Las primeras se caracterizan por proponerse metas en forma tenaz, hasta que lo cumplen. Y no culpan a nadie de sus caídas, siempre tratan de responderse cómo mejorar, nunca bajan los brazos, son perseverantes de manera de obtener un sí a sus desafíos.

2. Las personalidades impulsivas: Son aquellas que quieren todo siempre muy rápido, y por lo general, se saltan pasos, realizándolos a último momento. Y con la predisposición de culpar a los demás de sus errores. 

Estamos también conscientes que la tendencia a la impulsividad sin autocontrol ni compromiso no puede dar el fruto esperado. Por ello, apelamos porque cada paciente tenga una actitud próspera, positiva, responsable con sus expectativas y que cumpla con cada una de las tareas del Método Vivir sin depresión por Siempre.